ENFERMEDADES FISIOLÓGICAS: síntomas

·        Alargamiento y marchitamiento de las hojas y de los brotes.

-         Luz insuficiente. Es necesario acercar la planta a una fuente luminosa.

-         Demasiado calor en invierno. 

·        Aparición de manchas oscuras en la cara inferior, superior y bordes de las hojas.

-         Ambiente muy caluroso y seco. Hay que bajar la temperatura y pulverizar las hojas.

-         Base muy seca o muy húmeda.

-         Riego con agua muy fría.

-         Exceso de fertilizante: un substrato demasiado rico en elementos fertilizantes y sobre todo en nitrógeno, provoca este tipo de manchas a menudo acompañado de necrosis.

-         Tratamiento que la planta no soporta: algunas plantas son sensibles a los productos de tratamiento (Ej: filodendros, helechos, etc.). Usar productos sistémicos granulados que se expanden sobre la tierra. 

·        Aparición de manchas amarillas sobre las hojas sanas.

-         El agua de riego o el substrato tienen un alto contenido de calcio y provocan la clorosis de las hojas. Trasplantar la planta con un substrato con turba. 

·        Caída de hojas amarillas.

-         Envejecimiento natural de las hojas de la base.

-         Exceso de agua: después de riegos demasiado frecuentes, de un mal drenaje o la utilización de un substrato demasiado compacto, se observa la asfixia de las raíces.

-         Exceso de sol: tras un período en el interior, es posible observar en algunas plantas que se sacan al exterior, un amarilleamiento de las hojas seguido de su desecamiento o necrosis. Es recomendable habituarlas progresivamente a una luz más fuerte situándolas en una zona más sombreada.

-         Atmósfera muy seca: pulverizar a menudo las hojas con agua. 

·        Disminución y pérdida de color de las hojas.

-         Falta de nutrientes: debemos agregar un buen abono o bien trasplantar a un nuevo substrato.

-         Riego insuficiente e irregular. El mantillo se seca muy a menudo disminuyendo el ritmo de la actividad de las raíces y de las hojas. 

·        Desaparición de los colores y de las manchas naturales.

-         Luz insuficiente: la mayoría de las plantas con hojas de colores necesitan mucha luz para mantener la vivacidad de los mismos. 

·        Las hojas se descoloran y secan.

-         Agua insuficiente.

-         Exceso de agua: controlar el grado de humedad del substrato con el dedo. Si el substrato está empapado dejar que se seque disminuyendo la frecuencia de los riegos y respetando un período seco entre dos riegos.

-         Corrientes de aire frío.